Té Blanco

El Té Blanco es uno de los varios tipos de Té originario de la China, el cual se elabora utilizando las hoja y brotes más tiernos de la planta Camellia sinensis o árbol del té. Los tiernos brotes y hojas recolectados de la planta Camellia sinensis van a presentar una pubescencias o vellos blancos que van a dar origen a este particular nombre, Té Blanco.

Descubriendo al Té Blanco

El Té Blanco en comparación con los otros tipos de té es menos elaborado y procesado. El proceso de oxidación al cual es sometido es muy ligero o en determinados casos no se le somete a oxidación alguna, haciéndolo lo más natural posible.

El Té Blanco es uno de los té más delicados, comparado por su delicadeza con la del terciopelo, por lo tanto, su producción es reducida y esto hace que se convierta en uno de los té más costoso; debido a este motivo es poco probable que lo puedas encontrar en supermercados o mercados dedicados a la venta de productos de carácter muy general, por esta peculiaridad tendrás que recurrir al momento de adquirirlo a la compra online o en negocios especializados.

El Té Blanco contiene concentraciones mayores de polifenoles y menos cafeína en comparación con el Té Negro o el Té Verde. Posee un sabor y aroma delicado,  incluso se recomienda que sea consumido sin hacer uso de endulzantes para no alterar en absoluto estas preciadas propiedades organolécticas.

Propiedades y beneficios del Té Blanco

El Té Blanco posee todas las propiedades de los Té provenientes de la planta Camellia sinensis, es decir, todos los beneficios para la salud ofrecidos a nuestro organismo como sustancias que ayudan a la digestión, por lo que mantiene el buen y correcto funcionamiento de nuestro aparato gástrico e intestinos. Además de ayudar a reducir los problemas de acidez estomacal.

El Té Blanco al poseer mayores concentraciones de polifenoles y por tanto de antioxidante, contribuye a reducir el envejecimiento prematuro ocasionando por los radicales libres, al mismo tiempo evita la degeneración celular contribuyendo de este modo a proteger el ADN celular y por tanto combatir el cáncer.

El Té Blanco es noto por sus propiedades adelgazantes, acelerando el metabolismo y  ayudando de este modo a reducir el peso de manera natural siendo ideal en los momentos de dietas hipocalóricas. El beber Té Blanco produce sensación de saciedad lo que ayudará a no consumir alimentos fuera de horas. Además ayuda a eliminar las toxinas de nuestro cuerpo ya que es conocido como diurético.

El Té Blanco contribuye a diminuir los valores de glicemia en sangre aportando de este modo beneficios a la salud a las personas que sufren de diabetes.

El Té Blanco es fuente di Vitamina E, Vitamina C y flavonoides contribuyendo a disminuir los niveles de colesterol y triglicéridos, reduce la presión arterial y por ende evitando las enfermedades cardiovasculares y los riesgos de sufrir infartos.

El Té Blanco mejora y refuerza el sistema inmunitario de nuestro cuerpo. Mejorando las defensas inmunitarias de nuestro organismo nos protegemos de virus o bacterias que ocasionan por ejemplo los resfriados en las temporadas de frío al mismo tiempo que evitamos infecciones, ya que el Té Blanco posee también propiedades desinfectantes.

El Té Blanco favorece la salud oral gracias a sus propiedades desinfectantes, evitando la formación de placa dental, combatiendo las bacterias de la cavidad oral y de este modo el disgustoso mal aliento. Previene al mismo tiempo la formación de caries protegiendo nuestros dientes.

El Té Blanco por su aporte de Vitaminas del complejo B, Vitamina C, aporta minerales como zinc, potasio, magnesio, hierro y teanina, por lo cual es considerado integrador alimentario natural, fuerte energizante en los momentos de actividad física o jornadas de trabajo intensa. Aumenta la concentración y capacidad cognitiva en los momentos de estrés académicos evitando la sensación de cansancio al final del día.

Por último es importante saber que los valores de cafeína que contiene el Té Blanco son menores a los que se encuentran en el Té Verde y Té Negro, por lo cual se debe tener presente que el consumo de Té Blanco se debe realizar en horas de la mañana y no en las noches.

Tipos de té blanco

Silver Needle (Aguja de plata) (Bai Hao Yinzhen)

El Té Blanco Silver Needle es considerado el estándar de oro de los tés blancos. Se produce más comúnmente en la provincia china de Fujian, pero también se cultiva en la provincia de Yunnan y en otros países del mundo.

Este Té Blanco se elabora utilizando sólo brotes de color plateado que miden unos 30 mm de longitud. La mayoría de los tés blancos Silver Needle se hacen con la variedad Da Bai de la planta Camellia sinensis. Esta variedad de planta originalmente sólo se cultivaba en Fuding, China, pero hoy en día se puede encontrar en toda Asia.

El Té Blanco Silver Needle tiene un sabor ligero y dulce que es apreciado por los conocedores de té. Este tipo de té blanco es de color dorado y presenta un cuerpo rico en madera con un aroma floral.

White Peony (Peonía blanca) (Bai Mu Dan)

El Té Blanco de Peonía Blanca se hace usando una combinación de brotes y hojas de té jóvenes. La Peonía Blanca es más asequible que la Aguja de Plata, pero no sacrifica el sabor. Como regla general, sólo las dos hojas superiores de cada brote de la planta de té se utilizan para este tipo de té blanco.

La Peonía Blanca tiene un sabor más fuerte que el Té Blanco Silver Needle. Este Té Blanco consiste en un cuerpo completo y con toques florales que enfatizan la delicada naturaleza de los tés blancos. El Té Blanco Peonía blanca es de color verde más pálido y produce un aroma y un regusto ligeramente a nuez.

Tribute Eyebrow (Ceja de tributo) (Gong Mei)

Té Blanco Cejas de tributo como los anteriores tés blancos se cultiva en las provincias de Guangxi y Fujian. Este té está clasificado como el tercer grado más alto de té blanco. El Gong Mei se cosecha más tarde que los tés Silver Needle y tiene un sabor más atrevido. Este té blanco tiene un sabor fuerte y afrutado que es similar al del té oolong.

Long Life Eyebrow (Ceja de Larga Vida) (Shou Mei)

Este tipo de té blanco se produce principalmente en China. Este té blanco se hace usando las hojas de menor calidad que quedan después de las cosechas de Silver Needle y White Peony. Este té se cultiva principalmente en las provincias de Guangxi y Fujian de China.

«Long Life Eyebrow» se cosecha más tarde que los tés blancos White Peony y Silver Needle. El resultado es un té blanco más fuerte que también es de color más oscuro. Este té blanco es típicamente de color amarillo dorado y está clasificado como el cuarto grado de los tés blancos.

Receta del Té Blanco paso a paso

Para disfrutar de una buena taza de Té Blanco, no tienes que hacer nada más sino estar dispuesto a experimentar a través del gusto el nuevo sabor de esta bebida.

Recuerda que para poder preparar tu bebida de Té Blanco deberás primero tener un poco de paciencia, a qué me refiero con tener paciencia?, simplemente a que debes recordar que para poder adquirirlo deberás ir a tiendas especializadas en productos exóticos o productos un poco fuera de lo común o también podrás ordenarlo online, si tienes un amigo que ha disfrutado de esta bebida dile simplemente que quieres tú también apreciar el sabor del Té Blanco.

Bien si ya ordenaste o adquiriste tu Té Blanco entonces comencemos a preparar esta muy delicada bebida.

Necesitarás doscientos mililitros de agua, esta agua debe ser natural, pura, muy fresca. En una olla de acero inoxidable bien limpia coloca a fuego medio estos doscientos mililitros de agua, déjalo allí hasta que comiencen a crearse esas bolitas propias del agua que está a punto de hervir, justo allí apaga el fuego.

Vierte esta agua dentro de una jarra de vidrio pequeña, añade inmediatamente una cucharadita colmada de Té Blanco, una cucharadita de miel de naranjo esta es un endulzante natural exquisito, por último coloca  un cogollito de menta fresca, procura que la menta esté en buena condiciones, sin manchas, de color verde fuerte, bien lavada y muy fresca.

Una vez colocado todos los ingredientes tapa la jarra inmediatamente, así el calor del agua hará su trabajo. Deja reposar por cinco minutos, así podrás obtener el aroma, sabor y color de todos los ingredientes sin necesidad de que sean agresivos al momento de beberlo.

Cuela este líquido y vértelo en una bella taza de porcelana, coloca como unas dos o tres hojitas de menta dentro de la taza, se aportará así un poco más de sabor y dará belleza a tu taza. Disfrútala tibia. A solas o en compañía.

Recuerda siempre consultar con tu médico de confianza antes de consumir cualquier bebida.