Preparar Té Negro

Te negro

Cuando la gente habla en general de té en la cultura occidental, a menudo se refieren al té negro.
Esto contrasta con la cultura oriental, en países como China y Japón, donde el té se refiere típicamente al té verde. Ya en la antigüedad era consumido por las diferentes culturas debido a todas las propiedades y beneficios que aporta a la salud del ser humano, ya que son bebidas bajas en calorías, poseen propiedades antibactéricas, antiinflamatorias al mismo tiempo ser fuente de antioxidantes y te enseñaremos a como preparar té negro.

Origen del Te negro

Se considera que el té es originario de China. Pero es el delicado té verde de sabor fresco el que se hizo popular en la sociedad oriental y sigue siendo la base de la cultura del té allí hoy en día. A medida que la cultura del té se extendió y el té se procesó para su exportación al comercio más allá de las regiones, los países vecinos y eventualmente a través de los océanos, se descubrió que el té negro más oxidado retendría mejor su frescura y sabor durante largos viajes que su primo el té verde mínimamente oxidado. En los primeros días del comercio fronterizo entre China, el Tíbet y otros países vecinos, el té se fermentaba, se secaba y se prensaba en ladrillos para utilizarlo como moneda. Hasta el día de hoy, la mayor parte del té negro producido en China se exporta fuera del país.

Los holandeses trajeron el té a Europa por primera vez en 1610 y luego aumentó su popularidad en las colonias americanas a lo largo del 1700. Algunos afirman que fue la tendencia creciente de preparar el té negro con azúcar al té lo que disparó la demanda de té negro fuerte sobre las importaciones de té verde más delicadas.

El siguiente salto en la producción de té negro se produjo en el siglo XIX cuando se descubrió la variedad de planta de té Camellia sinensis assamica en 1823 en la región de Assam de la India. Esta variedad autóctona se adaptaba mucho mejor a la producción de los abundantes y atrevidos tés negros que tenían una gran demanda. Poco después, en 1835, los ingleses empezaron a plantar huertos de té en la región de Darjeeling, en la India, cerca de Nepal. Como la India era una colonia británica, estas diferentes variedades de té negro se convirtieron rápidamente en exportaciones populares a Inglaterra.

¿De donde viene el Te negro?

Para entender qué hace que el té negro sea negro, es importante saber que todos los tés se originan exactamente de la misma planta, Camellia sinensis. Es la variedad de la planta de té y cómo se procesan las hojas de la planta lo que define si un té se vuelve negro o verde. En el caso del té negro se obtiene mediante un proceso de oxidación pero no hay que confundirlo con el té rojo o té pu’er que también se obtiene por el mismo método.

Variedades de Te negro

Camellia sinensis assamica es una variedad de la planta de té de hojas grandes que se utiliza típicamente para producir té negro. Originaria del distrito de Assam, en la India, crece en climas cálidos y húmedos y es prolífica en los bosques subtropicales.

Camellia sinensis sinensis es una variedad de hojas más pequeñas nativa de China que se usa típicamente para hacer té verde y blanco. Evolucionó como un arbusto que crece en regiones soleadas con climas más secos y frescos. Prospera en regiones montañosas porque tiene una gran tolerancia al frío.

Cientos de cultivares y plantas híbridas han evolucionado a partir de estas variedades de Camellia sinensis a lo largo del tiempo. Pero técnicamente cualquier variedad de te puede ser hecho de las hojas de cualquier planta de Camellia sinensis.

Oxidación

Lo que hace que el té negro sea diferente del té verde es que durante el proceso de producción, se permite que las hojas de té se oxiden completamente antes de ser procesadas por calor y secadas. Durante la oxidación, el oxígeno interactúa con las paredes celulares de la planta de para otorgarle las propiedades al te negro por las que se le conoce, el color marrón oscuro a negro de las hojas. La oxidación también altera el perfil de sabor del té negro, ayudando a añadir notas malteadas, afrutadas o incluso ahumadas, dependiendo del té.

Por el contrario, cuando las hojas de té verde se procesan, se oxidan mínimamente. Después de ser cosechadas, se calientan y secan rápidamente para evitar que se produzca demasiada oxidación que convertiría las hojas verdes en marrones y alteraría su sabor recién cosechado. Una menor oxidación significa que un té verde suele ser más claro en color y sabor que el té negro, con más notas vegetales, herbáceas o de algas, según el té.

Procesamiento

Los tés negros se producen típicamente usando uno de dos métodos:

  • Ortodoxo: En este método de producción, que requiere más tiempo, las hojas de té permanecen enteras o sólo parcialmente rotas durante el procesamiento. Las hojas de té se arrancan del jardín, se marchitan para reducir la humedad, se enrollan de diversas maneras para magullar las hojas y comenzar la oxidación, se oxidan para crear color y sabor, se queman para aplicar el calor que detenga la oxidación y luego se clasifican por calidad.
  • No ortodoxo o CTC (Crush-Tear-Curl): En esta versión acelerada del proceso de producción, las hojas de té se cortan en finos trozos en lugar de enrollarlas. Los trozos más pequeños de las hojas se oxidan más rápidamente, produciendo un té negro unidimensional, consistente, fuerte y audaz. Los trozos cortados también encajan fácilmente en las bolsitas de té comerciales, que son más populares entre los consumidores finales que el té de hojas sueltas.

Beneficios y usos del Té Negro

Como ya se ha mencionado, los indiscutibles beneficios del Te negro lo hacen muy apreciado a nivel mundial por aportados a la salud así como también su utilidad en el campo de la cosmética y la gastronomía. Sin olvidar su uso en el campo social, cuando lo ofrecemos como bebida y acompañando tus bizcochos preferidos compartiendo en reuniones familiares o entre amigos.

El Té Negro es rico en antioxidantes, esto quiere decir que puede beneficiar a retardar el envejecimiento prematuro a causa de los radicales libres. La piel es un órgano sensible que necesita de cuidados, la ingesta de Té Negro protege a la piel y la mantiene saludable, ayuda a prevenir infecciones de tipo cutáneo, logrando así mantenerla sana.

Se considera que el Te negro tiene propiedades estimulantes ya que posee la teobromina y esto lo hace una bebida sumamente útil al momento de realizar actividades de tipo intelectual. Por lo que es recomendable su consumo durante las horas de la mañana para aprovechar sus beneficios, evitando su consumo durante las noches o antes de ir a la cama.

Preparar Té negro sirve como sustituto del café, por lo tanto las personas que lo consumen pueden tranquilamente aliviar los estados de ansiedad provocada por la ingesta de café. El Té Negro beneficia al mantener tus dientes saludables evitando la formación de placa, previniendo de este modo el mal aliento e incluso impidiendo infecciones a nivel de las paredes bucales.

Esta bebida no posee azúcar, no contiene colesterol ni triglicéridos, por lo tanto es una bebida altamente saludable óptima para ayudar a controlar el peso de las personas.

Te negro 2

Tipos de te negro

Té negro Assam

El té negro de Assam es un té negro audaz y malteado y está entre los más vendidos de la categoría. Este té proviene de la región india de Assam, que es la mayor región productora de té del mundo. El té de Assam proviene de la variedad assamica de la planta de té Camellia sinensis.

Es un tipo de té negro que tiene un acabado crujiente y un sabor terroso que funciona especialmente bien como base para tés con sabor. El Assam se usa comúnmente como base para el masala chai, así como para preparar mezclas de té negro en el desayuno. Estos tés se cultivan en un clima tropical con altas cantidades de lluvia. El sabor resultante es similar al del chocolate.

Té negro Darjeeling

Típicamente, las hojas de té Darjeeling se cosechan cuatro veces al año, comenzando a principios de la primavera y terminando a finales del otoño. El primer brote se produce en primavera y produce tés Darjeeling de color claro y sabor suave. El segundo brote se produce en junio y produce un té negro con mucho cuerpo que tiene notas de especias y almizcle.

La tercera descarga se produce durante la temporada de lluvias y produce el té Darjeeling del monzón. Esta clase de te negro se utiliza principalmente para hacer mezclas de té. La última descarga ocurre a finales del otoño y estas hojas contienen la mayor concentración de taninos. Eso significa que la propiedades de esta clase de tés negros Darjeeling es que tienen un sabor más fuerte.

Té negro de Nilgiri

La preparación del té negro Nilgiri ofrece un perfil de sabor ligeramente dulce con toques de fruta y un cuerpo medio. Este tipo de té negro es particularmente adecuado para el té helado porque no se enturbia ni se amarga cuando se elabora. La mayoría de los tés de Nilgiri se producen con máquinas y se venden como bolsitas de té. Hay algunos productores que recogen y procesan a mano las hojas de té. Los tés de nilgiri producidos a máquina son más baratos que las variedades producidas artesanalmente.

Té negro Keemun

Keemun se cultiva exclusivamente en la provincia china de Anhui y también se conoce como Qimen Hongcha. El Keemun es un té negro de alta calidad que es popular entre los conocedores de té. Esta variedad de té negro tiene propiedades similiares al vino lo que le otorga un sabor fuerte parecido. El té negro Keemun se oxida más lentamente que otros tés negros. Esto produce un perfil de sabor distintivo y matizado.

Este té tiene toques de tabaco y pino con un aroma frutal y floral. El té Keemun se aprecia mejor sin endulzantes o aditivos adicionales. La miel, el azúcar y la leche alteran el perfil de sabor distintivo y deben ser limitados.

El sabor de la preparación de este té negro se compara con el del chocolate sin endulzar. El té Keemun se somete a un proceso de marchitamiento y oxidación más lento, lo que resulta en un sabor más matizado.

Té negro Yunnan

El té negro de Yunnan proviene de la provincia china de Yunnan, donde se llama Dianhong. Este tipo de té negro contiene una mayor concentración de brotes de hojas delicadas llamadas puntas doradas.

Estas hojas de té producen un color naranja bronceado cuando se elaboran, en lugar del color marrón o negro asociado con la mayoría de las variedades de tés negros.

El té de Yunnan se considera uno de las clases de tés negros chinos más robustos y refinados. El té de Yunnan presenta un sabor rico y suave con toques de chocolate y miel. Algunas mezclas también tienen un dulzor ligeramente picante.

Lapsang Souchong

El Lapsang Souchong se llama el «whisky del té». Presenta un potente perfil de sabor con toques de tabaco y pino.

Esta variedad de té negro se cultiva exclusivamente en las altas montañas Wuyi de la provincia de Fujian. Lo que diferencia a este té de otros tipos de tés negros es su proceso de producción.

Las hojas se secan sobre un fuego de pino ardiente. El resultado al preparar el te negro Lapsang Souchong es un delicioso sabor ahumado y una fragancia que estimula los sentidos.

Es considerado uno de las variedades de tés negros de mayor calidad y su perfil de sabor es particularmente adecuado para las personas que disfrutan de sabores fuertes. A menudo se recomienda a este té negro beneficioso como una alternativa al café gracias a su audaz sabor.

Tipos de te negro

Como preparar Té negro paso a paso

Para preparar té negro, pida a su vendedor de té las instrucciones de preparación específicas para el té que ha comprado, porque muchos tés negros tienen diferentes temperaturas ideales de preparación y tiempos de remojo. Aquí hay algunos consejos generales para preparar el té negro que hay que tener en cuenta:

  • Use agua fresca, pura, fría y filtrada. El agua de manantial es la mejor.
  • Los tés negros suelen prepararse durante períodos de tiempo más largos y en temperaturas más cálidas que los tés verdes. Generalmente, esto es entre 200 y 212 grados durante 3 a 5 minutos.
  • Si no tienes una tetera eléctrica con control de temperatura, recuerda que al nivel del mar el agua hierve a 190 grados y a 212 grados. La temperatura de ebullición baja alrededor de un grado por cada 100 pies de aumento de altitud. Por lo tanto, generalmente, un lugar justo al lado de un hervidor debe ser perfecto para preparar su té negro.
  • Si su té negro viene con recomendaciones específicas para la elaboración, use esas. Pero usar unos 2 gramos de té de hojas sueltas por cada taza de agua de 8 onzas es una apuesta segura.
  • Cubre tu té mientras se empapa para mantener todo el calor en la taza.
  • ¡No te pases con el té! Cuanto más tiempo se empapa el té, más rápidamente liberará cualquier amargura y astringencia. Pruebe su té después del tiempo de remojo recomendado y luego decida si quiere que se remoje un poco más.
  • La mayoría de los tés negros de hojas sueltas de alta calidad pueden ser remojados varias veces.
  • La mayoría de los tés negros son lo suficientemente fuertes para resistir la leche y el azúcar. Pero para disfrutar realmente de las sutiles diferencias de sabor entre las muchas variedades de té negro, pruebe a sorberlo sin aditivos.